miércoles, 2 de septiembre de 2009

Premio de Autores Reunidos: El dibujante mágico





Esta vez el tema era un cuento de género infantil. Nunca lo había intentado, y de hecho, como en otras ocasiones, una vez iniciada la idea no sabía como terminarla. En este caso acabé borrándola.

Pero los autores que colaboramos en este blog, mediante votación, hemos elegido entre los presentados a tres de ellos, y uno era el mío. Muchas gracias a todos los que me votaron, y a mis lectores les animo a visitar el blog de Autores Reunidos para deleitarse con narraciones de muy buena calidad.

Y ahora, os presento el relato de mi colección que ha sido galardonado: El dibujante mágico.



- ¡Niños! –gritó la maestra- ¡Atiéndanme!

Los niños se callaron obedientemente y observaron desde sus pupitres a la joven maestra.

- Vamos a intentar dibujar cada uno de nosotros un globo; como los que vemos en las ferias. El globo más bonito lo pondremos en la pared como parte de un mural que iremos haciendo día a día. ¿Lo habéis entendido?
-¡Siiiiiiii!- contestaron los niños

Juanito dibujó un globo con mucho detalle, se veía el nudo para que no se escapara el gas (porque era de gas, como en la feria) y una cuerdecita para sujetarlo y que no se escapara. Ocupaba todo el papel y decidió que tenía que ser rojo. Cuando terminó de colorearlo sujetó el papel con las dos manos y contempló su dibujo. Ante su asombro, el globo salió flotando del papel y se escapó por la ventana.

Al parecer nadie lo había visto; solo él fue testigo de tan asombroso caso y quedó atónito mirando el globo hasta que desapareció tras unos árboles. En ese momento la maestra le dio unos golpecitos en el hombro.

-Juanito, ¿Dónde está tu globo?- preguntó.
-Voló por la ventana- respondió. El aula se llenó de muchas risas.

La maestra le enganchó de una oreja y casi en volandas lo llevó al rincón.

-Está muy feo que desobedezcas, –dijo- pero está peor que me faltes al respeto. Estate mirando a la pared hasta que termine la clase.

Juanito regresó a casa pensando en el globo y muy arrepentido de contar a la maestra cosas increíbles si uno no las ve. Decidió no contárselo a sus padres y, ya en su habitación, cogió un papel en blanco y se puso a pensar en qué dibujaría ahora. Se tocó la oreja sin querer y recordó el doloroso tirón de la maestra, que por cierto, vivía en la casa de enfrente. Entonces decidió vengarse.

Dibujó un clavo, también con mucho detalle, dejando claro que la punta estaba muy afilada. Cuando terminó sacudió el papel y de allí salió un clavo tintineando mientras rebotaba por el suelo; lo recogió y salió a la calle, buscó el coche de la maestra y colocó el clavo bajo la rueda de forma que se clavara al arrancar.

A la mañana siguiente, como la maestra tardaba en llegar, hubo mucho jaleo en clase, y nadie reparó que Juanito llenaba un folio de puntitos negros, muchos puntitos negros y que sacudió el papel en la silla de la maestra, regresando a su pupitre con el papel en blanco.

Al llegar, la maestra se disculpó por la tardanza y se sentó en la silla muy apurada.

- ¿Os acordáis que vamos a hacer un mural?- dijo.
- ¡Siiiii! – respondieron los niños.
- Vamos a poner el globo que ha dibujado Laura, por ser el más bonito de todos.- dijo la maestra, y se levantó para colocar un globo rosita en un lugar estratégico de la pared. Su falda blanca apareció con una gran mancha negra en la parte de atrás, lo que provocó un ‘¡Halaaaa!’ generalizado en los niños. La propia Laurita informó a la maestra del estado de su falda, y salió del aula ante el regocijo de unos cuantos alumnos.

Unos momentos después entró la directora y los mandó callar. Vio el estado de la silla y se la llevó de nuevo para limpiarla, pero regresó en seguida.

- Mientras vuestra maestra va a casa a cambiarse de ropa, vamos a realizar el siguiente dibujo del mural: un pájaro. Por supuesto, volando. El mejor dibujo se pondrá junto al globo. ¡Vamos!

Juanito pensó que esta vez se notaría mucho su magia, por lo que se esmeró en hacer una bonita paloma. La directora paseaba entre las mesas vigilando lo que dibujaban los niños, por lo que procuró ser limpio y cuidadoso. La paloma quedó perfecta, y para que no escapara, levantó la encimera del pupitre y guardó rápidamente el dibujo en la cajonera, con tan mala suerte que la directora vio su movimiento.

-Juanito, ¿Qué escondes en la cajonera?
- Nada, señora directora. He guardado el dibujo.
- No puedes guardarlo; debes entregármelo.- Y se acercó al pupitre- Abre la cajonera, quiero ver lo que escondes.

Como Juanito no se atreviera, la directora se acercó y la abrió ella. De allí salió revoloteando una blanca paloma ante el susto de todos los presentes, y entre gritos de socorro y sollozos, tras varias vueltas sobre sus cabezas, la paloma salió por la ventana y desapareció en la distancia.

Esta vez Juanito llegó a casa con las dos orejas escocidas y muy coloradas. La directora pensó que llevó la paloma para asustar a toda la clase y tras el tirón de orejas le colocó en el rincón de rodillas. Ahora solo pensaba en como vengarse de la directora, dibujaría un enjambre de abejas y metería el dibujo por debajo de la puerta de su despacho justo después de terminarlo, o culebras venenosas o incluso un perro rabioso….

Pero se observó la mano y vio cómo desaparecía, dejó de sentir las piernas y antes de que pudiera protestar desapareció por completo. Después de todo no era más que un dibujo, un personaje de ficción que fue creado con un don que no sabía utilizar haciendo el bien y harto de los resultados su creador decidió borrarlo.

.

25 comentarios:

Winnie0 dijo...

Me encuentro: acabando de leer el relato de Stanley Kowalski y ahora el tuyo. A mi me va a dar algo...¡qué bien lo haceis!..Este relato tuyo es "fantástico" y nunca mejor dicho...tus finales me sorprenden y éste nuevamente lo ha hecho. Idea genial el niño "borrado"...Gracias por semejante cuento. besos tito

Luz de Gas RadioBlog dijo...

¿Como no te lo van a premiar? Es precioso.

Enhorabuena.

Un abrazo

Mannelig dijo...

Oye, no está nada mal, no señor. Voy a coger un lapicero y papel en blanco, a ver si las cosas se hacen realidad. A ver, dibujamos unas palmeras, unas tumbonas...

Rocío dijo...

Me ha gustado muchísimo la idea, genial!

Aunque el final, el último párrafo, todo ese desenlace y la explicación se me ha hecho demasiado rápido y corto... Como que faltan palabras para explicar cómo se desdibuja el niño... y por qué... Pero vamos, es sólo una sensación, ya te digo que me ha gustado mucho.

Un saludo

TitoCarlos dijo...

Winnie, mi sobri, efectivamente es un dibujante que borra a otro. Fantasía pura.

Juan, y eso que en los concursos limitan el espacio.

Mannelig, no creo en la magia. Pienso que es excelente como motivo literario, por eso queda claro que es ficción, y su creador (real) lo elimina. De todas formas, si te sirve para comenzar una nueva creación artística, adelante: dibuja.

Rocio, Pienso igual que tú, pero para concursar no podía excederme mas...

Un abrazo a todos.

anapedraza dijo...

No me extraña que den los premios que te dan, son merecidísimos, encimas con premios que mucho nivel, por algo será.

Me gustaría ser el dibujante, para volver a dibujar el niño y seguir con su magia, creo que voy a hacerlo...

¡Un abrazote muy gordo!

MIGUEL

Stanley Kowalski dijo...

Pienso lo mismo que Juan, es imposible no premiar semejante cuento! Es fabuloso! Lo voy a leer nuevamente porque me encantó!

Muchas gracias por tu visita, querido amigo, sos un encanto!

BESOTES PARA LOS DOS.

TitoCarlos dijo...

Miguel, ya sabes que si creas un personaje, debes dejarlo a su libre albedrío... y puede causar problemas...

Stan, amigo, muchas gracias... tu si que encantas a cualquiera con tus elogios.

Andrea dijo...

Me gustó mucho Tito, enhorabuena! Lo tiene todo para atraparte y hacer que sigas leyendo hasta el final. Es precioso. Me has hecho recordar que tengo escritos doce cuentos infantiles pero nunca los ha leído nadie, no se si me atrevería a publicarlos, son muy malos comparados con el tuyo! jaja un beso Tito!

TitoCarlos dijo...

Una de mis máximas es que no debo opinar sobre mí. Igual que de mis escritos. Son los demás los que deben opinar.
Publícalos, y los lectores opinaremos.

Ánimo. Un beso,

carla dijo...

Buenísimo, de verdad, y de lo más original, ojala yo pudiera tener estas ideas y poder plasmarlas en un papel...

José Manuel Beltrán dijo...

Excelente Tito. Como dices en tu preámbulo, en algún momento se me ha pasado por la cabeza escribir algún cuento y, todavía, no me he atrevido.

Desbordante imaginación, propia de un chiquillo ¡como tú!
Un abrazo, ciudadano.

Tereza dijo...

Wow pero que final! Pondré a mi hermana a leerlo... Felicidades por el premio bien merecido!

Nuria Gonzalez dijo...

!!Completo !! Eso es, no le falta ningún ingrediente para engancharnos con su lectura.

La pena es que únicamente en los cuentos se pueden borrar resultados.

Mis felicitaciones por el premio, bien mereido.

Saludos y por que no, besitos, si se los doy a todos a tí también.

Mariana Castrogiovanni dijo...

Jolín!!! que hermoso cuento! lleno de fantasía, y hasta con una enseñanza para los niños: al personaje lo borraron porque no usaba su magia para hacer el bien.
Creo que ya sé qué cuento le leeré a mi niño mañana para dormir!!!
Gracias!
Besitos

Winnie0 dijo...

Paseate por "mi casa" que algo te espera. Besos y buenos días Tito

Menda. dijo...

Pues muchísimas felicidades por el premio. Justo, muy justo ese galardón.

Menda. dijo...

Pues muchísimas felicidades por el premio. Justo, muy justo ese galardón.

TitoCarlos dijo...

Carla, gracias por la visita, y prueba a hacerlo; seguro que te sorprendes.

Jose Manuel, yo me he sorprendido, te toca a ti.

Tereza, yo soy uno de los que envidia tus escritos. Un besazo,

Nuria, solo me faltó espacio. Un beso,

Mariana, mi psico, tu eres la profesional, sabrás que el niño no tendrá pesadillas... Un besazo,

Winnie, eres un cielo de sobrina...
Un beso,

TitoCarlos dijo...

Menda, te lo agradezco... por partida doble.
Un besazo,

Lola Mariné dijo...

Bonito cuento, muy imaginativo.
FElicidades por ese premio, te lo mereces.

TitoCarlos dijo...

Gracias Lola, viniendo de mi maestra...

Carla dijo...

Pero como no ibas a salir elegido con este cuento!
Es maravilloso!
Realmente me encanto!

Mary Lovecraft dijo...

Una historia muy curiosa, enhorabuena por ese premio, más que merecido por la originalidad de su esencia.

un beso!

TitoCarlos dijo...

Carla, Mary, gracias por vuestra visita...

Apoya el premio (pulsa la foto)