miércoles, 15 de abril de 2009

Abdul y Pecha

.
A veces la lectura de una noticia te deja planchado, anonadado, asustado. Y la mente queda en blanco.

Mientras se me ocurre otra idea, otra historia, quiero compartir con la blogosfera este sentimiento atroz que me corroe ante la intolerancia que impera en algunas partes del mundo. Estamos en crisis, los pisos son caros, falta trabajo, los bancos no nos dan créditos, discutimos (no luchamos) por que tratan de mermar nuestras libertades... ¡Pero que suerte no haber nacido en otro lugar!
-------------------------------------------------------

Khosh Rud es un distrito de Nimroz, región de tamaño mayor al de Cataluña, por ejemplo, pero que solo tiene 150.000 habitantes, lo que la hace la región más despoblada de Afganistán y junto a la región de Helmand forman el bastión principal de los integristas talibanes.

Allí vivían Abdul Aziz (21 años) y Pecha Gul (19 años).

Abdul y Pecha se amaban desde hace años, pero siempre a escondidas tenían que robarse las caricias y las palabras de amor de forma fugaz; unos segundos al principio, unos minutos en los últimos tiempos. Era el clásico amor prohibido.

Pecha era pastún y musulmana suní, al igual que los talibanes, y Abdul era sistani (de lengua persa) y chií. Para los talibanes el equivalente a ser chií es ser hereje, según se inculca en las escuelas coránicas financiadas por el wahabismo saudí.

En el régimen talibán, toda mujer debe respetar la purda (reclusión) y evitar cualquier contacto con hombres ajenos a su familia, pero esto sólo puede tener un pequeño castigo; sin embargo, la diferencia sectaria convertía el amor de Abdul y Pecha en pecado mortal. Tenían muy buenas razones para temer la ira de los talibanes, pero su amor era más fuerte, y decidieron huir intentando cruzar la frontera hacia el Irán chií de los ayatolás, donde pensaban poder casarse y vivir su amor con plena libertad.

Nada más notar la ausencia de Pecha, sus familiares alertaron a los hombres del pueblo y salieron en su busca. Y los encontraron.

Los talibanes armados los maniataron y los presentaron a los mulás de la mezquita, quienes ante la gravedad del pecado dictaminaron la fatua: pena inmediata de muerte por insultar al islam, y en público, para que sirva de ejemplo al resto de la comunidad. Tras la llamada a los habitantes, en la misma entrada de la mezquita, fueron ametrallados.

El gobernador de la provincia, Gholum Dastagir Azad, admitió que las autoridades no tienen desplegadas fuerzas de seguridad en la zona donde se produjo el asesinato, aunque dijo haber ordenado a la Policía que arreste a los familiares de ella para llevarlos ante los tribunales. Nada pudo hacer para detener la ejecución en un lugar donde el poder central no llega. La administración es doble en todo el sur afgano y el poder de la doctrina fundamentalista se extiende a todo el área tribal paquistaní donde tampoco tiene vigencia la ley de Islamabad.

_

39 comentarios:

José Manuel Beltrán dijo...

Deleznable. Simplemente deleznable. Nos encontramos, opositando, dos culturas totalmente diferentes. Pero no sólo con la nuestra (occidental) sino con la oriental y la tribal americana.

Pero esto es solventable. Con el tiempo, cierto es, pero solventable. Sin embargo, ¿es la religión o la creencia religiosa, CULTURA?. No. Bajo los parámetros anteriores no lo es. Y aplicando este concepto religioso, esto, lamentablemente no tiene solución. ¿O si?.. Apostasía.

Feliz regreso, ciudadano. Desde mi ventana, un saludo.
http://ventanademarbella.blogspot.com

Stanley Kowalski dijo...

Gracias Tito, sos un encanto.

Luego paso a leerte.

BESOTES PARA LOS DOS.

Marinel dijo...

Detestable una vez más, la irracionalidad de estos fanáticos que insultan a la vida y al resto de seres humanos con su retrógrada forma de pensar y actuar...
Tienes razón...a pesar de todo, es una suerte vivir esto y no aquello...
Un beso.

Sil dijo...

Tragedia de Romeo y Julieta con visos de realidad...
Espantoso y real !!! y tristísimo relato. ¨El pecado de amar...¨

ABRAZOS de tu seguidora del sur.

BRILLI-BRILLI dijo...

Que horror,es verdaderamente injusto.Que asco de mundo!no puedo decir otra cosa.
Besos

SC| George dijo...

Omitiré cualquier comentario altisonante, porque eso es lo que único que me gesta este tipo de situaciones.
No es posible que dos personas no se puedan "amar", "querer", etc., por diferencia de religión. Y dicen que el racismo no existe?
Existe en todas partes, en la cultura, en la religión, en la música, en la diferencia del emo y el punk, hasta cuando dejaremos de lado tantas idioteces?.
El post es triste y causa coraje. Un abrazo

estoy_viva dijo...

Aqui se demuestra la intolerancia por ser de diferentes culturas o religion, mentes cerradas, triste pero es una realidad.
Con cariño
Mari

Lola Mariné dijo...

No hay nada peor ni más irracional que el fanatismo religioso.
Es increible que en el siglo XXI sigan existiendo paises donde ocurran cosas asi y el resto del mundo lo mire como si no fuese con él. Ahi es donde debería estar la globalización y no en otras cosas.
Besos nen (aunque me voy cabreada por esta historia).

Carla dijo...

Que horror!!!!
Todavia no puedo creer que estas cosas ocurran... vivir ahi es un infierno..
Pobre los chicos, es lamentable que solo después de muertos puedan disfrutar su amor.
Quiero creer que sus almas se han encontrado y enlazado para siempre.

Andrea dijo...

Las palabras no alcanzan para condenar semejante barbaridad. Un abrazo Tito y que suerte vivir en este país.

Mariana Castrogiovanni dijo...

Tito, con esta entrada has aportado tu granito de arena para que esto no se repita, unamos muchos granitos de arena para hacer una montaña bien visible.
Gracias por tu compromiso con la vida
Un beso

lys dijo...

Noticias como esta son las que me dejan sin palabras, por que qué se puede comentar? Tan sólo llorar y agradecer de que lo "único" que tenemos es crisis.

Un beso.

Stanley Kowalski dijo...

Es lamentable, terrible, no parecen humanos. Hasta dónde va a llegar el fanatismo religioso?

tu prosa, impecable, como siempre.

BESOTES PARA LOS DOS.

Peter Camenzid dijo...

Nos sobrecogemos y señalamos con dedo acusador acciones retrógradas y primitivas; sin percatarnos que vivimos la intolerancia religiosa a la vuelta de la esquina. Entre los mismos cristianos hay intolerancias y odios, sin necesidad de trasladarse a Irlanda y detonar bombas en Belfast. Tengo un par de blogs con temas religiosos donde trato de ofrecer una optica diferente a temas comunes (hay algo de sarcasmo sutil para quien lo pueda detectar)

Un abrazo

pensamientos dijo...

Siento pena y desolación por tanto desamparo e injusticia en este mundo, donde está todo para vivir bien y sin embargo hacemos todo para destruirlo!un gran abrazo.

noelia dijo...

espero que semana santa fuera bien muaks

Winnie0 dijo...

Indignante...si hay algo que no soporto, que no entiendo y que me hace dudar del ser humano..son estas cosas. No soporto la intolerancia...sería todo tan distinto sabiendo respetar....Besos tito

TitoCarlos dijo...

Es una noticia real aparecida en la prensa de ayer. Apenas he recreado nada.
Mi ateísmo me hace ser mas objetivo quizá, pero también más temperamental al tratar el tema. Bajo un punto de vista moral, la religión ha acaparado históricamente la educación, y la cultura adquirida pasa irremediablemente por ella. Pero en el siglo en que vivimos, en que se han superado muchas cosas y la cultura llega a la mayor parte de los ciudadanos, creo que la religión no tiene ningún sentido. La solución total pasa por su abolición. Así de drástico.
En el caso narrado, la propia familia de la mujer es la que denuncia el hecho. Ponerme en su lugar, para comprender, es dificil, pero es la única forma.

Gracias a todos por vuestros comentarios.

Mannelig dijo...

Sí, es la única noticia que recuerdo con total nitidez del periódico de ayer.

Aunque haya ocurrido en una tierra sin ley (o con una ley de salvajes, mejor dicho), ¿no habría surgido una oposición similar a esos dos jóvenes en muchas otras partes del mundo "civilizadas"? Por aquí, sin ir más lejos... Imaginémonos que una hija gitana llega diciendo que se va a casar con alguien que no lo sea, o una caucásica que se fija en un "moro", o una de familia religiosa, que quiere convivir con alguien sin casarse...

Debe de existir un gen gregario muy metido en el ser humano, del que ninguno estamos totalmente libres, que nos hace separar entre "uno de los nuestros" y "uno de los otros", y que a veces saca lo peor de nosotros mismos.

Any dijo...

Qué triste que todavía sucedan cosas así. Qué triste que la gente no sea capaz de aceptar y emplear la tolerancia como norma moral y vital.

Qué triste...

Biquiños.

TitoCarlos dijo...

Mannelig, entre personas adultas, la ley nos protege en este pais y en otros muchos. Quizá el precio sea romper con la familia, pero no sucederán estas cosas.
Un abrazo,

anapedraza dijo...

No sé que decir. No entiendo estas cosas. Tampoco entiendo que no se subleven contra ese poder.

MIGUEL

ulises dijo...

Estos países están subyugados por las supercherías de las religiones y sus oligarcas analfabetos.
Para acabar con todas estas injusticias primero hay que abrir los ojos a los creyentes y que dejen de tener fe en seres irreales.
Parece mentira que el mundo árabe fuese pionero en tantas y variadas ciencias viendo como está ahora por culpa de la religión.
Y no nos llevemos a engaño, no hay extremismos en las religiones, la religión en sí es un extremismo.
Un saludo

Thiago dijo...

Chico, estos días asistimos aturdidos a todas estas noticias sobre persecución e intolerancia…Unos exaltan el amor y otros lo persiguen. Pero es que no nos damos cuenta que en muchos lugares de la Tierra están todavía en la edad de piedra…

Bezos.

Nuria Gonzalez dijo...

Cada vez me cuesta mas creer que estas cosas ocurran en nuestro planeta. Tengo la sensación de ser de otro mundo pues me parece irracional el comportamiento de estos seres de mi misma especie.

Yo tampoco soy creyente y por esa razón todavía les entiendo menos.

!! Pero es que nadie puede pararlos !!
Un abrazo.
PD Perdón por hacerte los tres comentarios hoy en tus últimos post.

Silvia_D dijo...

No entiendo que a estas alturas, los paises "del otro lado" dejen que sigan pasando estas atrocidades, es lamentable , es horroroso, es intolerable.

Besos, Tito

Critter Venudo dijo...

Tito Carlos es una historia de "Romeo y Julieta" la diferencia que está hubicada en Afganistán y no son Montescos y Capuletos. El final es diferente pero a la par de triste.
Y sí, es cierto que aún sucedane ste tipo de cosas.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Realmente interesantísimo tu blog.

Saludos!

sergio astorga dijo...

Tito Carlos has tocado hondo, la condición humana es a la vez grandioza y abominable.
Vivir para contarlo, dijo Gabo, y es lo mejor que ha dicho en años recientes.
Abrazos
Sergio Astorga

Halatriste dijo...

Todos lo radicalismo, políticos, religiosos, morales éticos, no pueden acabar nada más que con la muerte, de los inocentes, mientras los grandes líderes, se lavan los pies en la sangre de las víctimas en un trono dorado, una burbuja de creencias absurdas, que jodidamente, no acaba asfixiándolos, pues tienen la frente y la espalda muy bien cubiertas. Y lo peor de todo los supuestos siervos, no se dan cuenta de que es un virus devastador, y si lo hacen prefieren callar a ser pasados a cuchillo.
Me he indignado, lo siento. Pero hay cosas con las que no puedo. Y la intolerancia venga del bando que venga es una de ellas
Un abrazo

milagros dijo...

Tienes toda la razón del mundo. Nos pasamos el día quejándonos de esto, de lo otro... pero podemos decir lo que pensamos.
La intolerancia y la falta de libertad, eso sí que es grave.
Un abrazo

Silvia Beatriz dijo...

Hola! Una atroz verdad, y un tremendo deshonor a la humanidad que todavía estén sucediendo cosas como éstas. Pero hay muchas más que no salen a la opinión publica.
Besos

XoseAntón dijo...

Desde nuestros valores, Tito, resulta espeluznate. Desde los suyos no lo sé ni los comprendo. Quizá con el tiempo descubramos un camino de encuentro en el que nos sintamos más a gusto. Mientras, habrá que sufrir las diferencias e injusticias no solo personales, sino también las ajenas.

Saludos amigo

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

...Tienes gancho

Carla dijo...

Los Kapasulinos: Lisandro, Noelia, Iván, Carla, Susana y Pancho te dejamos un regalo en nuestro blog, pasa a buscarlo en la entrada: “Llegamos a las 10.000!!!”.

eleternoinsatisfecho dijo...

Vergonzoso e insultante,deleznable.
Menos mal que no murieron lapidados.
Estas cuestiones no reportan beneficios y a los gobiernos les traen sin cuidado.
Saludos

Isabel dijo...

Es increibe que se pueda matar a dos inocentes en nombre de una religión, y que se les permita. La religión es el cancer del mundo. Gracias por contar esta historia, todo el mundo debería saber lo que está ocurriendo allí. Un beso

TitoCarlos dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios.
Veo que a todos nos indigna esta noticia, por lo que no he contestado de forma individual.
No quisiera que esto sea tratado como crítica al mundo árabe, cultura de la que estoy enamorado, ya que muchos de ellos son críticos con esa situación y no sería justo que entraran en 'el mismo saco'.
Cuando digo que soy ateo, digo que voy a ser crítico con cualquier religión por igual, ya que las raices parecen ser las mismas. Su deterioro llega al punto en que nadie hace caso de su origen, ni cristianos, ni judíos, ni musulmanes, ni budistas, ni cualquier otra de las antiguas religiones leen con atención sus viejos manuscritos en que se les indican que todos son criaturas de su dios, y no pueden disponer libremente de la vida, como hacen ahora.
Cada día, podremos leer una noticia de este estilo en cualquier periódico; cada día se nos revuelve el estómago por la misma causa, y tomamos la medicina que cura los síntomas: la indiferencia. Nadie ataca las causas.
Ahora que tenemos la oportunidad de la multiculturalidad en nuestras calles, podremos hacer ver a nuestros nuevos semejantes que se puede vivir de otra forma, que sus bases culturales no implican comportamientos como estos y que se puede vivir en una comunidad (como se consiguió antaño) multicultural, multiracial, y multireligiosa.

Un abrazo a todos,

Anabel Botella dijo...

Es estrmecedor qe aún sigan pasando estas cosas en pleno siglo XXI. Romeo y Julieta se queda corto con estas barbaridades. Ahora me estoy leyendo dos novelas, una de ellas "Cometas en el cielo". Está escrita por un afgano, y nos muestra un poco las diferencias entre los suíes y los chiitas. Las tradiciones, la tremenda injusticia que se está cometiendo en ese país, y lo mucho que añoran el honor, que es piedra angular en sus costumbres, pero que a muchos les suena a chino eso del Honor. Es un placer leer la prosa de este hombre, lo bien que narra y la ternura que transmite. Me está gustando mucho descubrir otra cultura.
Saludos desde La ventana de los sueños, blog literario.

Apoya el premio (pulsa la foto)