miércoles, 18 de febrero de 2009

Hay más roca bajo la superficie

.
Una vez, siendo yo muy joven, iba paseando por el campo con un amigo, ya maduro, de esos que saben de todo, y tropecé con una piedra que estaba como clavada en el sendero. Tras mi pequeño cabreo y un par de patadas para intentar apartarla, mi amigo me advirtió que no sería fácil, ya que era granito. ¿No es una piedra acaso? ¡Como si era porcelana, me ha hecho daño!. Pues no, dijo mi amigo, es una roca, y de granito. Continuó hablando de su edad geológica y los avatares de hace millones de años que hicieron que esa roca se formara y apareciera precisamente ahí; y que era como la punta del iceberg; debajo hay mucha más materia escondida.

Casi le pido perdón a la roca, como que tenía más derecho que yo a estar en ese lugar, pero no es eso lo que quiero decir; es la sensación que me dio de ser un ignorante en una materia, y que al adquirir un poco de sabiduría, mi comportamiento fue otro debido a ver la roca de otra manera.
Mi amigo, también filósofo, sentenció: “Es como la vida. No podemos juzgarla más allá de nuestro conocimiento sobre ella, y que pequeño es nuestro conocimiento.” Bueno, con el tiempo supe que es una sentencia de Khalil Gibrán, pero eso no le quita oportunidad ni mérito.

Me acordé de él una vez que dieron una noticia de última hora por la televisión: En una pequeña ciudad española un hombre mata a cuchilladas a su mujer y a uno de sus hijos y luego se suicida lanzándose por la ventana. Mi reacción fue una reacción generalizada en mi entorno, traducida en insultos hacia el suicida por no haber empezado por él mismo y dejar tranquilos a los demás. Lógicamente estábamos encendidos por una ira imposible de apaciguar hacia ese asesino. Pero al día siguiente, amplían la noticia en la prensa.

Nadie entendía como aquel hombre tan conocido en la ciudad, tan simpático y tan bueno, podía haber hecho esto. ¡Con lo bueno que era con su mujer, y la paciencia que tenía con sus hijos!. El hombre era el carnicero del barrio, su mujer sufría obesidad mórbida y ya no se levantaba de la cama y la lavaba, limpiaba la cama y la daba de comer con generosidad; tenía un hijo en la cárcel por atraco con violencia, una hija en la gran ciudad ejerciendo la prostitución que le mandaba dinero todos los meses, y otro hijo drogadicto que aparecía por el barrio cuando necesitaba dinero, cada vez más, y que al parecer el hecho sucedió en esta ultima vez que el chaval apareció en casa pidiendo para sus vicios.

No sé a quién, en mi interior, pedí perdón y no volví a reaccionar de esa forma. Una de las frases que mas me repito es: me faltan datos. Y siempre faltan, como diría Gibrán. Escavamos y hay mas roca bajo la superficie; así que ya no pienso opinar durante el calentón inicial, y no lo haré hasta que publiquen los resultados de las primeras excavaciones.

Sabéis a que me refiero.

_

15 comentarios:

Stanley Kowalski dijo...

Este post es muy peculiar, cuánta razón tenés en que sacamos conclusiones anticipadas y además juzgamos sin tener idea de como suceden las cosas. Gracias por el recuerdo de Gibrán, lo leí cuando tenía 15 años.

BESOS

El chache dijo...

Sin querer justificar ningun acto de violencia, y menos aun un asesinato, ahi que pensar que hay gente que esta tan desesperada que es capaz de hacer algo tan horrible.
Un saludete

Martikka dijo...

Te entiendo pefectamente. Yo siempre trato de buscar más allá porque sé que la gente tiene muchas cosas dentro y que la vida es muy compleja. Tras un crimen siempre hay algo detrás, y tras un suicidio, también. No podemos juzgar.
Un proverbio indio dice algo así como que "hay que caminar con los mocasines del otro". Entonces entenderemos el porqué de sus pasos.

¡Excelente entrada!

anapedraza dijo...

¡Hola Tito Carlos!

Te explicas muuuuy bien. Después de tu post lo que opino que es mejor leerlo varias veces, la filosofía que transmite a mi me gusta mucho.

Un abrazo.

MIGUEL

TitoCarlos dijo...

Stanley: Gibrán es uno de mis maestros. También lo conocí a esa edad y sigo releyéndolo.

Chache: puede, efectivamente, que evitando la desesperación dejen de suceder cosas horribles. Hay que erradicar más cosas.

Odi Noyola dijo...

^-^ ¡muy Cierto! ^-^

TitoCarlos dijo...

Martika: eso es la empatia, y es bueno practicarla hasta con los criminales.

anapedraza (Miguel): Me gusta que me entiendas, y cuando me discutes, yo entiendo más. Gracias.

Critter Venudo dijo...

no te culpes Tito Carlos, todos opinamos sin saber, es más yo lo hago constantemente, mea culpa.

Muy buena metáfora tu historia. Un fuerte abrazo.

kuoremio07@gmail.com.ar dijo...

SIEMPRE SE PREJUZGA A QUIEN YA NO PUEDE CONTAR SU VERDAD Y SE ANTICIPA SIN TENER LA MENOR IDEA DE COMO FUERON LAS COSAS. SALUDOS.

Winnie0 dijo...

Tengo que decirte que una entrada: GENIAL. Humana, realista, dura...creo que no nos solemos parar a recopilar esos datos que siempre nos vendrían bien antes de hablar. Siempre, siempre en el "ser humano" hay más de lo que vemos. Para bien o para mal ¿vale? pero siempre hay más...supongo que esa es una de las gradezas del ser racional e inteligente. Besos y de verdad que me ha gustado mucho.

quéinsólito dijo...

No se preocupe vd porque pensar mal o bien de la gente sin concoerla es tipiquísmo y TODO el mundo lo hace...hasta de gente conocidísima. De los que no somos capaces creo que es de nuestros padres, que los conocemos igual de bien que ellos a nosotros!

Maribel dijo...

TitoCarlos, creo que has publicado una entrada muy valiente, porque has llegado a desnudar un poco tu alma y eso no es fácil. La narración de los hechos junto a tu amigo es muy bella y la idea final de que no podemos anticiparnos a sacar conclusiones sobre ciertos asuntos sin conocer todos los datos también. Pero conociendo todos los datos siempre existirán justificaciones y hay hechos injustificables. El asesino de Marta (por poner un caso de lo más actual) es un pobre diablo, huérfano, la madre murió cuando era un niño, el padre fue un alcohólico, se crió en un ambiente desestructurado, con una trayectoria vital complicada, podemos llegar a comprender que es normal que sea un asesino porque sus circunstancias personales lo condujeron a ello (por favor, espero que se me entienda, pues no trato de justificarlo y me parece una atrocidad lo que ha hecho), lo que intento es poner sobre una balanza las razones que conducen a ciertos comportamientos y los resultados de los mismos, y en la mayoría de los casos quedaría nivelada. Siempre hay un porqué.
Saludos.

TitoCarlos dijo...

Gracias critter, winnie0, queinsolito!, kuoremio... me gusta que me entendais.

Maribel: El problema es que no todo el mundo vé lo que tu ves. Hay que juzgar al asesino, y que cumpla toda la condena, pero nadie juzga a su entorno, del que el asesino toma datos para estructurar su vida; al contrario, no miramos.

mariqui dijo...

El sabes es vida, el saber lo es todo, porque si sabes, entiendes y si entiendes vives y si vives puedes encontrar la felicidad.
Dicho muy conocido piensa antes de hablar yo diria, valoralo todo antes de hablar...aunque aun asi me quedaria corta.
Antes de hablar hay que hacer muchas cosas, porque las cosas una vez dichas ya no hay marcha atras.

ade dijo...

- Seria bueno que nos acostumbremos a no juzgar y sobre todo a no prejuzgar, creo que vos vas por buen puerto, ya encontraste la roca. Ade

Apoya el premio (pulsa la foto)