domingo, 18 de enero de 2009

La ciudad antigua.


Esta obra apareció hace unos 150 años y aún se puede leer aprendiendo detalles sobre el origen cultural del ser humano. No me cabe la menor duda que lo han leído pocas personas, porque cuando te enteras que la religión ha evolucionado a partir de un entorno familiar hace miles de años cuando incineraban un cadáver y conservaban una llama de esa hoguera porque en ella estaba el espíritu del finado, y con esa llama se encendía la pira para incinerar otro familiar y se volvía a guardar la llama alimentándola con mimo hasta el siguiente óbito.... uno tiene que hacerse ateo.
El fuego les daba la vida y les ayudaba en la alimentación, y eso en una llamita hace miles de años, la verdad, emocionaba. Tanto que encerraban en ella los espiritus de los antepasados para que no cesara esa ayuda primaria. Como sobrevenían desgracias, los dioses dejaron de ser uni-familiares para ser tribales; las llamas de las piras se encendían con varias llamas y se recogía una llama nueva y se llevaba a casa. El dios se hacia cada vez mas grande.
En el aspecto religioso, Fustel de Coulanges nos guía por linea evolutiva hasta el catolicismo actual, demostrando eso, que es una evolución, y que su crisis actual reside en el sin sentido de su existencia. No es necesaria.
Los personajes cultos y activos que lo hayan leído, al parecer no lo aplican. ¿Miedo?. Claro que también hay gente que aún después de estudiar a Darwin y otros científicos sobre la evolución, se apuntan a movimientos que lo niegan porque 'es evidente la existencia de Dios, y fuimos creados a su imagen y semejanza'. Al ser 'evidente' esa existencia no tienen porqué demostrarla.
Cuentan una historia del siglo XI, no demostrada pero preciosa, que en la universidad persa coincidieron Omar Jayyam, Hasan Sabbah y Nizam el-Molk, los tres personajes mas influyentes del Islam en el siglo XI. En las universidades árabes, se estudiaba el Corán y de allí debía obtenerse la sabiduría, sea cual fuere la materia a estudiar. Los tres estudiantes, por tanto, aprendieron el Corán al dedillo y jugaban a encontrar significados de sus versículos para aplicarlos a cualquier tema que les interesara. Pero la cultura nos lleva por otros caminos.... Descubrieron que todo era mentira. ¿Qué debían hacer a partir de entonces? Fueron los mayores expertos del Corán que había en aquel entonces y decidieron aprovecharlo.
Nizam fué el primer consejero del sultán, Hasán fundó la secta de los asesinos ismaelítas, monjes guerreros equivalentes a los templarios y Omar, además de dedicarse al estudio de las matemáticas y de las estrellas, ya que el paraiso estaba en la tierra se dedicó al vino, a las mujeres y a escribir poemas.
He leído en un blog una airada protesta de un bloguero al que llaman antisemita por criticar al estado judío con la carnicería que realizan en Gaza. Estas religiones actuales tratan de mantener la pareja indisoluble (para ellos) de religión-estado que establecieron Nizam y Hasan para tener poder casi absoluto sobre la población (aunque terminaron mal entre ellos). Así que, efectivamente, a ojos de los semitas, criticar al estado israelí es estar contra la religión judía, y por tanto, antisemita. Como defensa (o ataque) cuando me llaman antisemita, replico que no confundan, lo que soy es antisionista, es decir, contrario al plan de ocupación y expansión territorial israelí.

1 comentario:

Anónimo dijo...

good good…this put up deserves absolutely nothing …hahaha just joking :P …great article :P

Apoya el premio (pulsa la foto)